PENSAR SOBRE EL ESPACIO


Pensar en el espacio 2

Independientemente de las dimensiones y de la estética, un hogar debe ser un refugio, sereno, confortable y seguro en un mundo que cambia continuamente. La mayoría de las personas están satisfechas de su casa, pero merece la pena dedicar tiempo y esfuerzo a reconsiderar el espacio que se dispone, una y otra vez, para que refleje y satisfaga sus cambiantes necesidades.

Empiece pensando acerca de su vivienda en su totalidad para apreciar como las habitaciones se relacionan entre ellas y con el mundo exterior; al fin y al cabo, ni las habitaciones ni la casa existen de manera aislada.

Deje que las habitaciones sigan el orden de la naturaleza mediante una planificación y una organización muy meticulosas.

Antes de cambiar cualquier habitación, pregúntese como le hace sentirse. ¿Se siente cómodo o incomodo en ella? ¿Qué ha aprendido a tolerar o a integrar en su vida? ¿Que es lo que realmente no le gusta en absoluto? Puede ser útil vaciar completamente una habitación que no le guste, y recapitular su disposición sin que haya detalles que puedan distraerle.

El espacio es algo caro y precioso, especialmente en la ciudad, y muy pocas personas pueden permitirse el lujo de disponer de todo el que desearían.

Aproveche al máximo el espacio que limita su casa, aunque sea pequeña, alquilada o prestada, y tenga en cuenta que no hay prácticamente nada que sea imposible en un espacio propio para adaptarlo a sus necesidades.

Pensar en el espacio

Las paredes deben proporcionar un refugio tanto físico como emocional en lugar de producirle la sensación de estar encerrado.

La calidad y la percepción del espacio siempre pueden manipularse hasta lograr que tengan poca relación con las dimensiones reales de una habitación.

Los biombos plegables y las puertas correderas son recursos preciosos para dividir las funciones, definir áreas de diferentes actividades o crear rincones íntimos en una gran habitación.

Los recursos decorativos como las rayas y los estampados, engañan a la vista para que el espacio parezca más pequeño o más grande.

Déjese guiar por lo que le resulte apropiado, independientemente de la moda o del estilo.

Si adora el minimalismo, siga este estilo, pero tenga en cuenta que quizá necesitara mucho espacio de almacenamiento adicional a menos que pueda reducir la acumulación de objetos al mínimo.

La mayoría de las personas guardan múltiples objetos y tesoros, y llenan su hogar con posesiones que reflejan su energía, su imaginación y su entusiasmo.

Aunque sea un acaparador compulsivo, una concepción disciplinada de la accesibilidad y del almacenamiento a largo término le ayudaran a mantener su hogar en orden.

El espacio es lo que haga de el, recuérdelo y modele el espacio según sus gustos y necesidades.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+91Share on Facebook11Share on LinkedIn0Pin on Pinterest1